Una Breve Historia del Gran Reinicio

Un repaso rápido y completo a las últimas décadas que condujeron a lo que ahora llamamos "El Gran Reinicio". | Lily Bit

Una Breve Historia del Gran Reinicio

Autora: Lily | Fecha Original: 13/06/2022 | Traducido por: Tink | Lily Bit

Durante siglos, poderosos ególatras y psicópatas han querido un gobierno mundial. Se han hecho innumerables películas, programas de televisión y videojuegos que representan a villanos que intentan controlar el mundo de una forma u otra. Sin embargo, muchos nunca han considerado ni remotamente que esto podría, de hecho, ser la vida real.  

Naturalmente, hay, ha habido y habrá siempre gente que quiera dirigir un gobierno mundial por sí misma. Para muchos, es fácil describir a estas personas como locos o psicópatas villanos de Bond que desconocen por completo la realidad, razón por la cual nunca tendrían éxito en sus intentos. Al fin y al cabo, la mayor parte del mundo está dirigida por gente completamente cuerda, ¿no? Gente que daría un paso adelante y pondría fin a todo esto. Sin embargo, la desafortunada realidad es que el mundo está dirigido por psicópatas y nadie da un paso al frente para poner fin a todo esto porque todo el mundo está demasiado ocupado con sus propios problemas diarios, las constantes corrientes de distracción y su ignorancia hacia estos temas. Y si, en un momento dado, te paras a pensar por un segundo, no verás nada preocupante porque todo ha sido cuidadosamente endulzado.

Nunca han admitido sus ambiciones. Para el público, sus sueños y conspiraciones siempre se han cubierto de una confección de anhelo desinteresado para hacer del mundo un lugar mejor para que todos vivan, todos aquellos menos afortunados, menos dotados, menos poderosos y menos ricos que ellos. En privado, sus sueños y conspiraciones son completamente egoístas y peligrosos. Estas personas pueden parecer que tienen los intereses del pueblo en el corazón, mientras que en realidad, estaban actuando de acuerdo con una agenda siniestra oculta.

Podríamos rastrear a estos parásitos hambrientos de poder a través de la historia. Podríamos beber vino con César en la antigua Roma, ver a seres humanos ordinarios orquestándose como dioses en el antiguo Egipto, o elaborar estrategias junto a Napoleón. Todo este proceso ha estado en marcha durante siglos, si no durante milenios. A veces pienso que podríamos volver a la Edad de Piedra y ver a un grupo de cavernícolas dibujando sus planes de dominación sobre el mundo que conocían en la arena junto a su chimenea.

Pero por ahora, empezaremos a principios del siglo XX. Al fin y al cabo, se trata de Una Breve Historia del Gran Reinicio. El malvado plan del Gran Reajuste entra en escena por primera vez en 1909, cuando se sugirió que es mucho más fácil controlar a la gente si se tiene una buena y larga guerra en marcha. Lo que siguió fue "La guerra para terminar todas las guerras", la Primera Guerra Mundial, junto con la creación de la Reserva Federal. Si usted está interesado en cómo la Reserva Federal juega un papel clave en la conspiración, por favor, lea sobre ello aquí.


Si usted está interesado en cómo la Reserva Federal juega un papel clave en la conspiración, por favor, lea sobre ello aquí.


Avancemos hasta 1932, cuando la gente de la Universidad de Columbia tuvo la idea de introducir la energía como una nueva moneda. En el mismo artículo, se les ocurrió el término "tecnocracia" y la idea de que el mundo sería mucho mejor si estuviera dirigido por científicos. Junto con ello, anotaron sus ideas de abolir la propiedad privada y cambiar la educación para que los estudiantes sólo estuvieran preparados para el trabajo que les seleccionaban las personas que sabían más. A lo largo de todas estas y otras tonterías que siguieron, reiteraron diligentemente que "no era como el comunismo". Fue esta basura la que dio a Aldous Huxley la idea para su novela Un mundo feliz.

Después de la Segunda Guerra Mundial, se fundaron las Naciones Unidas bajo la premisa de ayudar a evitar otra terrible guerra. Un momento crucial para los globalistas y el comienzo de casi todo lo que está ocurriendo ahora.

En 1961, varios miembros de la Administración Kennedy, la mayoría de ellos Bilderbergers, desenterraron la vieja idea de usar la guerra para mantener a la gente bajo control. Sin embargo, se les ocurrió una pequeña vuelta de tuerca a la idea, por lo demás polvorienta. Después de algunas reuniones extravagantes, pensaron que sería un buen truco orquestar la contaminación masiva a nivel mundial y luego culpar a los ciudadanos del mundo por el desorden y, después de culparlos por hacer el desorden, obligarlos a limpiarlo.

El siguiente gran salto se produjo en 1968 con la creación del Club de Roma. En la actualidad, el Club de Roma está formado por una serie de administradores de la ONU, políticos de alto nivel, ricos hombres de negocios y funcionarios gubernamentales.

En 1971, mi némesis personal, el Foro Económico Mundial, se unió a la escena mundial. Aunque originalmente se llamaba Foro Europeo de Gestión, su fundador, Klaus Schwab, a quien a menudo se le atribuye haber ideado lo que él llama "El Gran Reajuste", lo elevó a uno de los think tanks globalistas más conocidos e influyentes en 1987, cuando se convirtió oficialmente en el FEM.

En 1976, las Naciones Unidas decidieron tomar el control de la tierra del mundo y controlar la población mundial. Todo ello por el bien del planeta y de la humanidad, por supuesto. El plan fue creado por un grupo de individuos no elegidos, entrometidos y ávidos de poder, y pretendía poner los derechos de la comunidad por encima de los derechos del individuo. En un mundo que no es completamente idiota, una tontería como ésta solía llamarse comunismo, pero los aspirantes a nuevos gobernantes del mundo idearon un neologismo inteligente: comunitarismo.

Posteriormente, se sentaron con éxito las bases del Nuevo Orden Mundial, y la autoproclamada "élite" puso rumbo a navegar en un exuberante crucero hacia el restablecimiento del mundo. Todo ello mientras tú estabas ocupado llevando una antorcha para Tom Cruise en Top Gun o preocupándote por el comunismo soviético mientras el comunismo occidental ya se estaba gestando a puerta cerrada.

En 1991, el Club de Roma, que tal vez recuerde de artículos anteriores o de otros artículos de este blog, decidió que necesitaba encontrar una forma de motivar y distraer a las masas. Como un chiste que se escribía solo, se les ocurrió el calentamiento global, mientras que unos años antes, la Universidad de Rhode Island expresó su preocupación por una nueva edad de hielo.

Ese mismo año, el Club de Roma publicó un libro titulado La primera revolución global. Esta publicación fue el antecedente espiritual de La Cuarta Revolución Industrial de Klaus Schwab y marcó el inicio de la toma de control real por parte de las Naciones Unidas.

El libro señalaba que la historia muestra que los países individuales siempre han sido motivados, y se les ha dado fuerza, por tener un enemigo. A lo largo de la historia, es habitual que los líderes inicien guerras (normalmente pequeñas y localizadas) para desviar la atención de los problemas en casa y unir al electorado. Los ejemplos más populares son Bill Clinton, cuando tuvo problemas con las acusaciones de impropiedad sexual, o la respuesta algo exagerada de Margaret Thatcher cuando Argentina invadió las Islas Malvinas en un momento de baja popularidad electoral.

El Club de Roma llegó a la conclusión de que a estos supuestos líderes siempre les gusta utilizar como chivo expiatorio a un enemigo de algún tipo como distracción cuando la mierda golpea el ventilador en sus propios países. Y si no hay ningún enemigo disponible, normalmente les gusta inventarse uno. La existencia de enemigos es lo que da poder y autoridad a los políticos y lo que, como efecto secundario, proporciona a los fabricantes de armas, y a muchas otras industrias, su razón de ser y sus beneficios.

💡
'' En la búsqueda de un enemigo común contra el que podamos unirnos, se nos ocurrió que la contaminación, la amenaza del calentamiento global, la escasez de agua, la hambruna, etc., encajarían.''

Así que veamos al enemigo que inventaron: El calentamiento global.

El calentamiento global se consideraba un problema desde el siglo XIX, pero sólo por un puñado de figuras cómicas a las que nadie tomaba en serio. El Club de Roma se dio cuenta de que era necesario cambiar la actitud y el comportamiento de la gente si querían alcanzar sus objetivos. Directamente, concluyeron que "el verdadero enemigo es la propia humanidad". En su día, la mayoría de la gente que se dio cuenta de que esto era una absoluta tontería lo desestimó, pero eso fue en la época en que la gente todavía usaba el cerebro.

El Club de Roma no se dejó impresionar por las críticas e intensificó la propaganda: el calentamiento global junto con la contaminación, con la escasez de alimentos y agua como guarnición. Nosotros (los comedores inútiles) fuimos designados como la causa de todos estos problemas. Esta nueva política dio a los principales conspiradores, los promotores de los falsos sustos, una oportunidad para avanzar hacia un gobierno mundial. ¿Suena familiar a los desarrollos recientes? Bien. Dado que ahora somos nuestros propios enemigos, sería necesario un gobierno mundial para tomar el control de nosotros y gestionar todos los aspectos de nuestras vidas, por nuestro propio bien, por supuesto.

Geohistóricamente, la tierra, de hecho, se calienta. Cualquiera que sea capaz de darse cuenta de que todavía estamos viviendo las secuelas de la última edad de hielo llegará rápidamente a la conclusión de que el clima se calienta es algo bastante natural. Incluso se podría retroceder y mirar el período Cretáceo, cuando la mitad de la proto-Norteamérica (Laurentia)se inundó. Por tanto, nuestra única preocupación no es que el clima de la Tierra no sea estático y siga ciclos, nuestro problema es que a los dinosaurios no les importaba mucho que Florida o los Países Bajos se inundaran, mientras que a nosotros sí. Y tratar de influir en el clima probablemente no dará lugar a soluciones rápidas a la amenaza del aumento del nivel del mar.

Dicho todo esto, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que el calentamiento global no es más una amenaza mundial de lo que lo era en tiempos de la reina Victoria, pero como ahora es culpa nuestra, somos claramente responsables de aceptar los cambios necesarios.

En 1992, las Naciones Unidas celebraron una conferencia en Brasil y finalmente nació la Agenda 21. Tras décadas de elaboración, el hijo predilecto de la plutocracia para "salvar a la humanidad" salió por fin del vientre de su madre e inmediatamente empezó a gritar para que le dieran sus derechos y libertades personales. Fue el comienzo del comunitarismo y el principio del fin del individualismo.

Antes de que pudieras ver siquiera una vez Una verdad incómoda, el mundo estaba preparado para cambiar. Casi inevitablemente, 178 líderes mundiales se adhirieron inmediatamente al plan de la Agenda 21. Los objetivos parecían loables y nadie se atrevía a decir "no". Juntos, el mundo decidió unirse a la lucha contra las amenazas imaginarias a su existencia. La gente, que había consumido tanto petróleo, gas y carbón, era el nuevo enemigo, la frase "desarrollo sostenible" se utilizaba como una oración retardada interminable para describir la maravillosa transición del mundo hacia el "comunitarismo". Y así comenzó la pesadilla.

Con una velocidad asombrosa, y con una buena cantidad de jodienda política entre bastidores, el plan se puso en marcha. Las Naciones Unidas pasaron de ser una organización para el mantenimiento de la paz con objetivos utópicos y altos estándares a una organización con un control de hierro cada vez mayor en torno a cada aspecto de nuestras vidas.

Los 178 gobiernos que se adhirieron al principio de sostenibilidad crearon sus propios grupos, grupos de reflexión, operaciones psicológicas y organizaciones para hacernos creer que el calentamiento global era una amenaza para la vida. En un solo golpe de genio, ahora se podía culpar de todo al calentamiento global; el planeta estaba ahora en peligro por nuestro uso de los combustibles fósiles y nuestro imprudente saqueo de los recursos del mundo. Se reclutó a celebridades crédulas y a políticos idiotas de la corriente dominante para que se unieran al ritmo de la marcha mundial hacia el nuevo enemigo invisible. Se pegaron gráficos extravagantes y estadísticas falsas para dar credibilidad a la "amenaza" y envolverla en algunas pseudociencias. Se equipó a los investigadores con instrumentos extravagantes y se les envió al Ártico, donde fueron seguidos por equipos de cámaras para documentar nada más que los glaciares en retroceso de la última era glacial; como nota curiosa, parecían haberse olvidado por completo de la Antártida durante unos cuantos años.

Un montón de grandes personajes vinieron a ayudar. Leonardo DiCaprio, probablemente preocupado por chocar contra un iceberg con su jet privado en algún momento, el Príncipe Carlos, hijo de la Reina Isabel (por si lo han olvidado) y famoso por tener un ayudante de cámara para ponerle pasta de dientes a su cepillo o por querer ser un tampón, fueron sólo dos de los muchos que vieron en esto una forma rápida de hacerse terriblemente importantes. Estos dos hipócritas de talla mundial se han pasado la mayor parte de las últimas décadas volando por todo el mundo en aviones privados diciendo a la gente que no debe volar en ningún tipo de avión.

Y no sólo había poder y atención. También había dinero. Toneladas de él se iban a hacer con el comercio de carbono, una pieza completamente idiota de molestia que no cambió absolutamente nada, excepto el tamaño de los saldos bancarios de las personas que dirigen todo el espectáculo de mierda.

Todo esto funcionó (y sigue funcionando) tan maravillosamente porque en el fondo de la Agenda 21 hay un plan para atontar la educación, cerrar todas las pequeñas empresas, vaciar las zonas rurales, obligar a la gente a vivir en ciudades inteligentes y cerrar las granjas.

También se acordó que era necesario obligar al ciudadano de mente simple a aprender a recibir órdenes y a ser obediente. Algo en lo que la mayoría de la gente ha destacado absolutamente durante los últimos dos años. No importa que toda su basura de plástico recién lavada y cuidadosamente separada sea transportada a países del Tercer Mundo a miles de kilómetros de distancia para ser quemada o enterrada. Nunca se trató de reciclar. Al igual que Covid-19 nunca se trató del virus en sí. Se trataba y se trata de cumplir.

La crisis de los refugiados y el crimen que trajo a nuestras tierras fueron oportunidades maravillosas para asustar aún más a la gente. No hay un solo día en el que no escuche o lea a alguien preocupado por el aumento de la delincuencia en Europa o California, afirmando que preferiría quedarse en casa el resto de su vida.No hay mucha diferencia entre "quedarse en casa" y "quedarse en ze podz". No es de extrañar que las autoridades estén más preocupadas por luchar contra la gente que se hizo unas fotos en el Capitolio de los EE.UU. que contra los "ricos en cultura" que causan la mayoría de los delitos.

En Estados Unidos, los sucesos "accidentales" del 11-S dieron lugar a una plétora de nuevas e increíbles leyes opresivas, y el espectro del terrorismo en países de todo el mundo metió el miedo en sus ciudadanos como nada lo había hecho antes. Las armas de destrucción masiva permitieron a los políticos arrebatarles la privacidad que les quedaba.

El sida y todas esas divertidas influencias eran aparentemente una amenaza tan grande que se nos dijo que cambiáramos nuestras vidas y aceptáramos las órdenes de quienes habían decidido que eran mejores que nosotros.

En otro rápido golpe de genio, la regionalización se planteó para dar paso a la globalización. Se destruyeron preciosas y bien construidas casas del siglo XIX porque no se ajustaban a las normas de construcción del siglo XXI. Muchas casas unifamiliares grandes y bien construidas se sustituyeron por edificios de apartamentos de mala calidad y casitas horteras aparentemente hechas de cartón para satisfacer las "normas de construcción".

Los coches fueron señalados como una de las principales causas del deterioro del medio ambiente, y nos lavaron el cerebro para que creyéramos que vivir del sol y del viento sería el futuro. Como ninguno de los dos proporciona suficiente energía para que todo el mundo tenga un hogar cálido y luminoso, los gobiernos empezaron a talar árboles, a trocearlos, a llamar al resultado "biomasa", a quemarlo y a etiquetarlo como "sostenible". Increíble.

Cualquiera que observara todo esto señalando que se trata de una gigantesca estafa fue desechado como un teórico de la conspiración, un negador de la ciencia y el apéndice de la sociedad.

Dondequiera que miremos (o no miremos) los discípulos de la Agenda 21 están trabajando duro para crear un mundo que se adapte a sus propósitos. Los bancos se unieron al frenesí decidiendo que ya es hora de abolir el dinero en efectivo tradicional y sustituirlo por un sistema digital, mientras que el FEM y sus amigos multimillonarios hicieron horas extras para encontrar formas de cambiar la temperatura, controlar el clima y obligarnos a comer alimentos fabricados en laboratorios, llamándolo "progreso en un mundo interconectado". Las fuerzas del orden fueron empujadas a demonizarse a sí mismas y a nosotros. Las mismas personas en las que deberíamos confiar para proteger nuestros derechos fueron destruidas desde dentro para ser reconstruidas como una fuerza de soldados de asalto del Imperio con el cerebro lavado. Se habla mucho de despoblar el mundo, y las tarjetas de identificación con microchips se promovieron como "algo realmente sorprendente y conveniente". (Sigo sin saber por qué me resultaría conveniente pasar mi tarjeta de identificación para verificar que soy lo suficientemente mayor como para encontrar consuelo en el Onlyfans de algún joven de 18 años solo por la noche en mi vaina, pero oye, yo qué sé).

Y con eso, llegamos a 2020, y concluye la Breve Historia del Gran Reajuste. A principios de 2020, todavía necesitaban algo que pudieran utilizar para aterrorizarnos. Antes probaron con el SIDA y con varios tipos de gripes, pero nada funcionó. Y entonces, encontraron el santo grial del maltusianismo: el "contagio asintomático".


Este artículo forma parte de un boletín escrito por LilyBit y su propósito es ayudarle a entender el Foro Económico Mundial y a navegar por el Gran Reajuste.

Si te ha gustado esta versión traducida, no dudes en dar una propina a nuestro traductora Tink:

+Tink - PayNym Bot
Gone are the days of revealing your bitcoin balance and transaction history to the entire world. Add this PayNym Bot to a compatible bitcoin wallet and automatically send bitcoin without address reuse. Stealthy.
Tip bitcoinbabybee
Money is sent instantly, with no added fees