Cómo El Bitcoin Puede Liberar La Energía del Océano Para Mil Millones de Personas

El Bitcoin puede dar nueva vida a la Conversión de Energía Térmica Oceánica (OTEC), una tecnología renovable con 150 años de antigüedad que se ve obstaculizada por las economías de escala. | Level39 | Bitcoin Magazine

Cómo El Bitcoin Puede Liberar La Energía del Océano Para Mil Millones de Personas

Autor: Level39 | Fecha original: 23/05/22 | Traducido por: Sovereign Monk | Bitcoin Magazine

Bitcoin tiene el potencial de ayudar a liberar entre 2 y 8 teravatios de energía limpia, continua y durante todo el año, para mil millones de personas, aprovechando la energía térmica de los océanos. Se trata de la Conversión de Energía Térmica de los Océanos (OTEC), una idea de hace 150 años que se ve obstaculizada por las economías de escala y que convierte los océanos de la Tierra en una enorme batería solar renovable.  

Lo hace combinando el agua cálida de la superficie tropical y el agua fría del mar profundo para crear un motor térmico convencional. Esta sencilla idea está perfectamente preparada para ser ampliada a escala planetaria gracias al singular apetito de Bitcoin por comprar y consumir la energía extraída de los prototipos y plantas piloto que serán necesarios para demostrar que funciona. Además, al aprovechar cantidades prácticamente ilimitadas de agua fría para refrigerar los mineros ASIC ubicados en el mismo lugar, la OTEC puede muy bien ser la forma más eficiente y ecológica de minar Bitcoin.

La concepción de OTEC

"Hay una fuerza poderosa, obediente, rápida y sin esfuerzo que puede ser doblada para cualquier uso y que reina en mi nave. Lo hace todo. Me ilumina, me calienta, es el alma de mi equipo mecánico. Esta fuerza es la electricidad".

-Jules Verne, "Veinte mil leguas de viaje submarino"

La OTEC fue concebida en 1881 cuando el físico francés Jacques Arsene d'Arsonval propuso atrapar la energía térmica almacenada en el océano. Se inspiró en la novela de Julio Verne "Veinte mil leguas de viaje submarino", cuando el capitán Nemo comenta que no hay escasez de energía que su barco, el Nautilus, podría aprovechar, como por ejemplo "obtener electricidad a través de las temperaturas divergentes de las diferentes profundidades".

D'Arsonval propuso utilizar esas temperaturas divergentes para alimentar un motor térmico, que convierte el calor en energía mecánica. Concibió la idea de una planta con un ciclo Rankine, basado en el trabajo de William Rankine, un ingeniero mecánico escocés de mediados del siglo XIX que describió un ciclo termodinámico idealizado en el que se extrae trabajo mecánico de un fluido a medida que se mueve entre una fuente y un sumidero de calor. La OTEC puede llevarse a cabo desde la costa o interconectarse a tierra desde una plataforma oceanográfica lejana, bien alejada de la vista.

Más de mil millones de personas viven a menos de 100 kilómetros de una costa tropical, donde se puede encontrar una diferencia de temperatura de 25ºC entre el agua caliente de la superficie del mar y el agua fría de las profundidades, a un kilómetro de profundidad. Este diferencial, o delta T, es perfecto para la OTEC. A temperatura ambiente, un fluido de trabajo como el amoníaco hierve y se evapora. Si se reduce la temperatura en un condensador bañado en agua de mar profunda y fría, el amoníaco vuelve a condensarse en un líquido. Juntas, las temperaturas divergentes producen el ciclo Rankine que alimentará una turbina y generará electricidad. El resultado es una energía limpia y continua de carga base que funciona todo el año y puede proporcionar refrigeración gratuita a edificios, infraestructuras o equipos de minería. Todo lo que hay que hacer es bombear agua a la superficie y dejar que la física haga el trabajo.

Fuente de la imagen: Makai Ocean Engineering

Otros ingenieros continuarían el legado de d'Arsonval, como Ben J. Campbell, que en 1913 predijo que los océanos tropicales serían un almacén indefinidamente grande e inagotable de energía potencial que podría suministrar abundantemente toda la energía que necesitara el hombre futuro. Pero no sería hasta 1930 cuando se completara la primera planta de OTEC.

Georges Claude, alumno de d'Arsonval -conocido como el "Edison de Francia" por sus avances con las luces de neón y los gases industriales- acabaría apostando y perdiendo su fortuna en su planta de OTEC en la bahía de Matanzas (Cuba), que se tambaleaba, y en un carguero de OTEC autofinanciado para fabricar y vender hielo a los habitantes de Río de Janeiro. Plagados de problemas logísticos, tormentas, errores y costes crecientes, los proyectos fracasaron.

Fuente de la imagen: "Science and Invention", enero de 1931

Claude llegó a plantearse la posibilidad de extraer granos microscópicos de oro del agua de mar de la OTEC, para aumentar los ingresos de su planta. No podía imaginar que, casi un siglo después, los oceanógrafos utilizarían el agua de mar para extraer un nuevo tipo de oro digital de los ordenadores.

Nikola Tesla consideraba que la energía térmica del océano era extremadamente prometedora y propuso optimizaciones al motor térmico de Claude para mejorar la logística y la economía. Los dos ingenieros descubrirían que sus intentos individuales de aprovechar la abundante energía de la Tierra se verían frustrados por las economías de escala.

Fuente de la imagen: The New York Times, 26 de junio de 1930

Las pérdidas de Claude hicieron que los inversores desconfiaran de la OTEC. En pocos años se produjo el descubrimiento de la fisión nuclear y en 1944 el destacado geólogo petrolero Everette DeGolyer informó al gobierno de Estados Unidos de que los países de Oriente Medio estaban sentados sobre miles de millones de barriles de petróleo. El informe de DeGolyer al Departamento de Estado decía: "El petróleo de esta región es el mayor premio de toda la historia". Con ese descubrimiento, la OTEC pasaría prácticamente desapercibida durante las siguientes décadas y pocos gobiernos estaban dispuestos a invertir mucho tiempo o dinero en la exploración o ampliación de la incipiente tecnología.

Una nueva esperanza Para OTEC

"Si se utilizara sólo el dos por ciento de la energía disponible en la diferencia térmica del océano, tendríamos muchas veces más energía de la que el mundo necesita ahora".

-Bryn Beorse, Universidad de California en Berkeley, 1977

Sigue habiendo un interés aislado por la OTEC, especialmente en Hawai. En 1979, el Estado de Hawai, Lockheed Corporation y otras dos empresas se asociaron para crear "Mini-OTEC", la primera operación exitosa de energía térmica oceánica de ciclo cerrado y autosostenible en el mar. Instalada en una barcaza, la instalación flotante de 50 kilovatios (kW) utilizaba una tubería de polietileno de dos pies de diámetro y 2.150 pies de largo para su entrada de agua fría.

Desde entonces, Hawái ha aprobado una ley en 2015 que exige que el 100% de la energía del estado se genere a partir de fuentes renovables para 2045. Enclavado en las cálidas aguas del océano Pacífico, Hawái tiene una red eléctrica única, similar a la de Texas, ya que está completamente aislada y desconectada. Como complejidad añadida, cada isla tiene su propia red aislada. No se conecta ni se comparte la energía entre las distintas islas, ni existe voluntad política de interconectarlas. Irónicamente, Hawái está rodeado físicamente por una enorme cantidad de energía potencial, con pocos incentivos para explorarla.

La Isla Grande de Hawái y sus islas exteriores, escasamente pobladas, tienen una carga de unos 200 megavatios (MW), y deberían poder cumplir fácilmente el mandato del estado utilizando energías renovables convencionales, incluida la geotérmica. Oahu, la isla más poblada de Hawai, tiene una situación más difícil.

Fuente de la imagen: Only One

El problema de la OAHU

En Oahu viven aproximadamente un millón de los 1,4 millones de residentes del Estado de Hawái y tiene una carga de 2.000 MW, sin apenas terrenos libres para ubicar nuevos servicios públicos. Las energías renovables convencionales en Oahu se quedarán cortas o serán insostenibles por diversas razones, según Nathanial Harmon, oceanógrafo y fundador y director general de Blockchain Solutions Hawaii y OceanBit Energy, que fusiona la minería de Bitcoin y la OTEC.

Harmon calcula que si se quiere sustituir la central de combustible fósil de Kahe, de 600 MW, por viento intermitente, se necesitaría un parque eólico marino del tamaño de Oahu con un coste aproximado de 19.000 millones de dólares. También se necesitaría un sistema de baterías a escala comercial y grandes cantidades de cableado y amarres. Un parque eólico de esa envergadura recibiría un gran rechazo medioambiental por parte de la comunidad, ya que el canal de Kaiwi alberga zonas de cría de ballenas.

En el caso de la energía solar, Oahu tendría que conseguir suficientes paneles y una superficie de terreno cuatro veces mayor que la de su aeropuerto internacional si no hubiera espacio entre los paneles. De nuevo, se necesitarían baterías para producir energía constante y la destrucción medioambiental para situar la infraestructura sería considerable.

En cuanto a la energía nuclear, no hay espacio realista para situar una central nuclear en Oahu. Aunque la energía nuclear es una forma fiable, limpia y segura de producir energía, no hay forma de ejecutar un plan de evacuación para la isla en caso de tsunami, desprendimiento o accidente.

La tecnología de las olas, que sigue sin estar probada y carece de un historial fiable, sólo cubriría aproximadamente el 17% de la demanda energética de Oahu si la isla pudiera utilizar toda su costa.

Incluso si se pudiera encontrar el terreno, desplazar a los propietarios, violar el entorno existente y reconstruir la red de Oahu para dar cabida a las renovables convencionales, no tendría sentido fiscal. Y de nuevo, cada isla tiene su propia red aislada y no hay voluntad política de interconectarlas.

Con 30 céntimos por kilovatio hora, Hawái ya paga los costes energéticos más altos del país. En 2020, Hawaiian Electric compró aproximadamente 6,75 millones de dólares de energía restringida, procedente de productores, que se desperdició. La factura de este despilfarro se traslada a los residentes de Hawái. Si la compañía eléctrica hubiera empleado la minería de Bitcoin de respuesta a la demanda, Harmon calcula que la compañía habría generado más de 8 millones de dólares en ingresos.

Harmon cree que la OTEC es la única opción realista para que Oahu cumpla su mandato de energía renovable. Su empresa, OceanBit, espera hacer viable la OTEC incorporando la minería de Bitcoin. OceanBit ha conseguido el apoyo de ingeniería de Makai Ocean Engineering, una empresa que ha construido la primera instalación de investigación de OTEC conectada a la red en Kailua-Kona, en la Gran Isla. Se trata de una pequeña planta de ciclo cerrado de 100 kilovatios situada en la costa.

Fuente de la imagen: Makai Ocean Engineering

Sin embargo, todavía no se ha demostrado que la OTEC sea viable a escala. Sus detractores señalan, con razón, su largo historial de retos físicos y económicos. Una planta de 100 MW necesitaría una tubería de agua fría de unos 35 pies de diámetro, para alcanzar profundidades de un kilómetro y la tubería tendría que permanecer intacta y conectada de forma fiable a través de tormentas y fuertes corrientes, durante décadas. Los retos económicos son igualmente desalentadores, pero Harmon tiene un arma secreta: el Bitcoin.

El valle de la muerte de la innovación

Para entender por qué Bitcoin y OTEC casan tan bien es importante reconocer tanto la economía que OTEC debe superar como la relación simbiótica entre los mineros ASIC y el propio océano. El progreso de la OTEC se ve limitado actualmente por lo que se conoce como el Valle de la Muerte de la Innovación. Las plantas precomerciales de OTEC no son atractivas desde el punto de vista comercial, pero estas instalaciones son necesarias para convencer a los financieros de que el riesgo es manejable teniendo en cuenta el tamaño del mercado potencial.

Las instalaciones de prueba a pequeña escala, como la planta de 100 kilovatios de Makai, en Kona, producen electricidad a más de un dólar por kilovatio hora. No hay compradores para la electricidad a ese precio, pero todavía es posible conseguir financiación a pequeña escala a pesar de que la electricidad no se puede vender.

Fuente de la imagen: Makai Ocean Engineering

Se calcula que una planta OTEC a gran escala, de entre 100 y 400 MW, produciría electricidad entre 6 y 20 céntimos por kilovatio hora. Sin embargo, los ingenieros tienen que construir una instalación de prueba a mediana escala (de 5 a 10 MW) - que demuestre que puede mantener de forma fiable sus tuberías de entrada de agua fría para producir energía de carga base continua durante unos dos años y medio - antes de poder simular y construir una planta a gran escala. El problema es que una planta interconectada de mediana escala costaría entre 200 y 300 millones de dólares y produciría electricidad entre 50 y 1 dólar por kilovatio hora. Nadie en la red comprará energía a ese precio. Cualquiera que financie una planta OTEC de mediana escala estaría asumiendo una pérdida total de su considerable inversión. El estado de Hawai no puede permitirse ese tipo de pérdidas.

Este dilema dio a Harmon una idea. ¿Qué pasaría si el equipo optimizara una instalación OTEC de mediana escala para minar Bitcoin?

Una operación típica de minería de Bitcoin gastará considerables cantidades de tiempo, energía y dinero en la refrigeración de sus mineros ASIC con aire acondicionado o refrigeración por inmersión líquida, y estos costes merman la rentabilidad. Sin embargo, el principal producto de desecho de la OTEC es un suministro casi infinito y continuo de agua fría a 5ºC. La OTEC no sólo produce refrigeración gratuita, sino que proporciona un nivel de refrigeración al que casi nadie en la industria minera tiene acceso, suficiente para sobreacelerar los equipos de minería entre un 30% y un 40%, según Harmon. Esto permite a OTEC alcanzar un nivel de efectividad en el uso de la energía (PUE) de 1, lo que representa una eficiencia minera casi perfecta. Puede que sea la forma más eficiente de minar Bitcoin.

Si no hay comprador para la energía de una instalación de prueba de mediana escala a 50 centavos o 1 dólar por kilovatio hora, entonces no es necesario conectarla a tierra - eso es un ahorro de 40 a 100 millones de dólares al evitar un cable en alta mar. Si no hay necesidad de conectarlo a tierra, entonces no hay necesidad de obtener permisos o amarrar la instalación - eso es decenas de millones de dólares en ahorros adicionales. Y si no hay necesidad de amarrar la instalación, entonces puede ser maniobrada dinámicamente, utilizando su propia descarga, y no hay necesidad de incurrir en los costos exorbitantes para protegerla de los huracanes. Y si se puede maniobrar la instalación, ésta puede "pastar" y encontrar la ubicación más óptima para la OTEC, con las aguas superficiales más cálidas y el mayor diferencial de temperatura, a fin de maximizar la eficiencia y evitar el Valle de la Muerte de la Innovación. Esto ocurre en los doldrums, una región cálida y sin viento a lo largo del ecuador bien conocida por encallar los barcos durante la Era de la Vela.

Imagen modificada de Ocean Energy Systems

En una entrevista para este artículo, Harmon dijo que la eficiencia de generación de energía de la OTEC se escala con el cuadrado de la delta T. Teóricamente, se puede duplicar la eficiencia de la OTEC con una delta T adicional de 8ºC. En otras palabras, pasar de Hawái (que tiene una delta T media anual de 20ºC) al ecuador (que tiene una delta T media anual de 28ºC) puede convertir una instalación de 5-MW en una de 10-MW.

Imagen modificada de Ocean Energy Systems

Con todas estas optimizaciones y reducciones de los gastos de capital, Harmon afirma que su equipo puede reducir la energía OTEC a escala media a 11 céntimos por kilovatio hora. Si se combina con la refrigeración gratuita y los equipos de minería con overclocking, la instalación de prueba podría vender su energía extraída a un comprador simbiótico y altamente optimizado: La minería de Bitcoin.

Fuente de la imagen: Level39

Harmon prevé que una instalación de prueba a mediana escala, varada en una barcaza en aguas internacionales y optimizada para extraer Bitcoin, permitirá a la OTEC superar el Valle de la Muerte de la Innovación por primera vez en la historia.

Fuente de la imagen: "Tecnología OTEC - Un mundo de energía limpia y agua"

Abundancia de energía y carga flexible de Bitcoin

Los lugares tropicales que se adaptan bien a la OTEC a gran escala también podrían tener mucha energía solar y eólica intermitente y muchos recortes. Harmon prevé que estas regiones dirijan los recortes a sus plantas OTEC, donde los mineros de Bitcoin, refrigerados y con overclocking, podrían ser optimizados para consumir el exceso de energía y reducir el coste de la OTEC a gran escala.

Una región que empleara esta arquitectura disfrutaría de una energía de carga base barata, limpia y continua, con una carga flexible subvencionada por los ingresos de la minería de Bitcoin. Al fomentar la abundancia de energía, la OTEC puede utilizarse para alimentar plantas de desalinización que proporcionen agua potable a esas regiones, al tiempo que se extraen de forma sostenible los minerales en bruto del agua de mar. Y, lo que es más controvertido, también podría hacer rentable por primera vez la extracción de nódulos de manganeso en el fondo del mar, que son trillones de dólares en geodas que contienen concentraciones económicas de minerales.

Los entornos tropicales suelen tener una mayor demanda de aire acondicionado durante todo el año. Esto suele aumentar los costes energéticos y la elevada demanda de energía suele requerir energía de fuentes no renovables. La OTEC puede reducir la necesidad de aire acondicionado, que consume mucha energía, proporcionando aire acondicionado de agua de mar (SWAC) a los edificios cercanos. El agua fría de 5ºC de la OTEC se bombea a través de un intercambiador de calor a un sistema de agua fría de bucle cerrado. El bucle pasa por varios ventiladores que soplan aire sobre las tuberías refrigeradas para proporcionar aire fresco a los espacios habitados.

Imagen modificada de The Brando

La tradición hawaiana de recursos naturales sostenibles

Antes del contacto con los occidentales, el Reino de Hawaii tenía una larga tradición de sostenibilidad utilizando los recursos naturales de que disponían. Las poblaciones nativas tenían una tradición cultural conocida como ahupua'a, una división de la tierra en cuencas y valles. La ahupua'a incluía la tierra desde las montañas hasta la costa, y el océano costero que se extendía hasta el arrecife de coral. Los nativos plantaban taro en las tierras altas y desviaban los arroyos hacia sus campos, que transportaban los nutrientes hacia los estuarios con estanques de peces en la costa del océano. En estos estuarios se cultivaban sus peces favoritos en una mezcla de agua dulce con muchos nutrientes y agua salada del océano.

Fuente de la imagen: Water for Life, Hawaii Board of Water Supply

El reino anterior al contacto mantuvo a cientos de miles de personas, completamente aisladas del mundo exterior durante cientos de años antes de la llegada del capitán James Cook a Hawai, en 1778. En la actualidad, Hawaii importa aproximadamente el 85% de sus alimentos y el 95% de sus recursos energéticos.

De la tradición a la sostenibilidad moderna

El agua fría que la OTEC extrae del océano profundo es rica en minerales y nutrientes. La vida marina en la superficie del océano acaba convirtiéndose en detritus y cae constantemente en las profundidades del océano. La circulación termohalina oceánica arrastra cantidades considerables de detritus hacia el océano Pacífico, donde la densidad de nutrientes se amplía. El subproducto de la OTEC no sólo puede utilizarse para alimentar y refrigerar a los mineros de Bitcoin, sino que sus nutrientes pueden extraerse para la agricultura y la acuicultura.

El agua extraída por la OTEC puede utilizarse para la desalinización o para la producción de combustible de hidrógeno verde a través de la electrólisis de alto consumo energético, todo ello alimentado por la OTEC. El agua que no se utiliza se devuelve al océano. Los nutrientes que se recirculan de nuevo en los mares aumentan la eficiencia del fitoplancton de poca profundidad que puede secuestrar el dióxido de carbono en las profundidades del océano, ya que esa vida marina se convierte en detritus que caen. Sin embargo, los efectos de esta descarga deben estudiarse a mayor escala. Hay que tener en cuenta que, a menos que el afloramiento artificial se mantenga indefinidamente, los efectos acabarían invirtiéndose y posiblemente harían subir aún más las temperaturas. Por ello, Harmon preferiría que esos nutrientes se convirtieran en sumideros de carbono en tierra y mejoraran el rendimiento de los cultivos para la humanidad, donde tendrían un impacto más duradero.

La aplicación de electricidad al agua de mar puede crear arrecifes artificiales mediante un proceso conocido como electrólisis del agua de mar, en el que se forma carbonato de calcio alrededor de un cátodo, que acaba recubriendo el electrodo con un material tres veces más resistente que el hormigón. Este proceso de acumulación fue perfeccionado por Wolf Hilbertz, que se inspiró en el científico británico de mediados del siglo XIX Michael Faraday, más conocido por haber inventado la pila de corriente continua. Faraday observó una precipitación blanca y esponjosa al hacer pasar la electricidad por el agua. Cuando se cultiva adecuadamente, esta precipitación crea carbonato cálcico, la sustancia de la que están compuestos los corales y las conchas.

La electrólisis del agua de mar impulsada por la OTEC podría utilizarse para generar arrecifes porosos autorreparadores que disipen eficazmente la energía de las olas para proteger y regenerar playas, costas y entornos marinos erosionados más rápidamente de lo que puede subir el nivel del mar. Estas estructuras increíblemente resistentes podrían incluso algún día sustentar nuevos hábitats humanos sostenibles y crear archipiélagos artificiales alimentados con abundante electricidad, agua dulce, alimentos y combustible procedentes de la OTEC.

Fuente de la imagen: Water for Life, Hawaii Board of Water Supply
Fuente de la imagen: Water for Life, Hawaii Board of Water Supply

Construir, probar y estudiar

"Si tienes energía ilimitada, puedes resolver cualquier problema... La OTEC está convirtiendo la superficie del océano en un panel solar gigante. No hay suficiente litio en el mundo para poner baterías y paneles solares que alimenten los recursos energéticos del mundo. Así que, en lugar de eso, se utiliza el océano, que ya lo está haciendo".

-Nathaniel Harmon, "Bitcoin, energía y medio ambiente"

La OTEC puede tener desventajas medioambientales y el estudio de esas externalidades negativas es uno de los principales objetivos de la instalación de prueba a media escala que Harmon y su equipo planean construir. Las centrales pueden ser ruidosas y afectar a la vida marina, por lo que hay que estudiar la atenuación del ruido. Otro posible problema es el uso de compuestos antiincrustantes para evitar la corrosión de las tuberías. Y bombear demasiada agua con nutrientes a la superficie, sin darle un buen uso, puede favorecer la putrefacción. La solución es liberar el agua mezclada a una profundidad media, donde continúa en el ciclo del detritus. Esto sigue modificando la estructura trófica de la zona que la rodea, lo que también hay que estudiar.

Mientras que el agua densa en nutrientes de la OTEC puede utilizarse para la agricultura y para el secuestro productivo de carbono en tierra, otra aplicación potencial del agua densa en nutrientes es la acuicultura. Su "afloramiento artificial" reproduce los afloramientos que se encuentran en la naturaleza y que son responsables de alimentar y mantener los mayores ecosistemas marinos del mundo y las mayores densidades de vida del planeta. Las especies no autóctonas, como el abalón, la trucha, las ostras, las almejas y los animales marinos de agua fría, como la langosta y el salmón, prosperan en esta agua marina rica en nutrientes y podrían criarse en lugares tropicales. Esto reduciría la necesidad de transportes lejanos y de refrigeración de alto consumo energético en los lugares tropicales, donde el marisco cosechado suele deteriorarse rápidamente. En un giro de la ironía, la tecnología inspirada en el relato ficticio de Verne sobre la navegación marítima podría muy bien dar lugar a viviendas permanentes, laboratorios de investigación y ciudadelas de Bitcoin en aguas internacionales.

Los primeros pasos de Harmon y su equipo serán refactorizar la planta de Kailua-Kona de 100 kW de Makai, en la Gran Isla, con mineros de S9 Bitcoin. La planta es demasiado pequeña para ganar dinero, pero demostrará la tecnología de refrigeración integrada de OTEC. A continuación, el equipo quiere trabajar en la demostración a media escala utilizando una plataforma de contenedores de pastoreo.

OTEC y terraformación

Increíblemente, la OTEC puede utilizarse para aumentar las precipitaciones y moderar las altas temperaturas ambientales del verano en los trópicos. Una central de 100 MW sería capaz de bombear a la superficie unos 12 millones de galones (44.400 toneladas métricas) de agua a 5ºC - algo más que la masa del acorazado clase Bismarck - cada minuto. Aunque se necesita más investigación, en teoría, si varias plantas OTEC a gran escala dirigieran este afloramiento a la superficie en una región, podría afectar al clima de forma potencialmente beneficiosa.

Cuando la superficie del océano es cálida, se crea un sistema de baja presión que genera vientos secos y cálidos hacia el océano. Es preferible tener vientos húmedos hacia la tierra desde el océano que aumenten las precipitaciones, inviertan las sequías y promuevan temperaturas ambientales más agradables en verano (por debajo de 35°C) en la tierra. El afloramiento de decenas de miles de millones de galones de agua fría hacia la superficie del océano tendría, en teoría, ese efecto, haciendo que los lugares tropicales sean más templados y estén mejor regados. Lugares como Oriente Medio, el noreste de África, el subcontinente indio y Australia podrían beneficiarse de un control de sus temporadas de verano calurosas y secas y de sus lluvias erráticas. Estos efectos son autolimitados, ya que la OTEC no funciona si las temperaturas de la superficie se enfrían demasiado. Sin embargo, las barcazas de OTEC que se quedan varadas extrayendo Bitcoin pueden reubicarse fácilmente en lugares más óptimos.

Cuando Harmon era estudiante de posgrado en la Universidad de Hawai en Manoa -estudiando Geología y Geoquímica Marina- propuso una investigación sobre cómo Bitcoin podría convertirse en la capa de transporte en el libro de Jeremey Rifkin, "La tercera revolución industrial". La propuesta de Harmon no fue bien recibida. El profesor Camilo Mora no estaba interesado. El Dr. Michael J. Roberts, profesor de economía, le envió un correo electrónico diciendo que su investigación era "gravemente errónea", le animó a dejar la escuela para trabajar para los gemelos Winklevoss, y a leer a Paul Krugman para una crítica adecuada de la economía de Bitcoin.

Harmon cree que puede haber inspirado inadvertidamente el dictamen de Mora et al. de 2018, publicado en la revista científica Nature, en el que se afirmaba erróneamente que el Bitcoin podría elevar por sí solo la temperatura global en 2ºC. Según Harmon, la opinión fue escrita por estudiantes de grado como parte de un proyecto de curso en la universidad, que pueden haber oído hablar de su investigación. Ni Camilo Mora ni Katie Taladay lo escribieron, sino que lo editaron por la gramática, no por el contenido. A día de hoy, el documento defectuoso sigue siendo citado por los críticos de Bitcoin.

Pero, ¿y si el Bitcoin y la OTEC pudieran ser algo más que un simple incentivo para las energías renovables? ¿Y si, juntos, pudieran moderar el clima y reducir los fenómenos meteorológicos extremos? Las aguas tropicales cálidas a lo largo del ecuador generan notoriamente ciclones tropicales, tifones y huracanes que causan decenas de miles de millones de dólares de daños en todo el mundo cada año. En teoría, la severidad de estas tormentas podría reducirse mediante el afloramiento artificial de enormes cantidades de agua fría, financiado por la minería de Bitcoin. Como se ha mencionado anteriormente, una advertencia es que la ingeniería climática basada en el océano, a escala global, probablemente tendría que mantenerse indefinidamente, de lo contrario los efectos beneficiosos pronto se revertirían.

Fuente de la imagen: NASA
Fuente de la imagen: NASA

En un post en el foro Bitcointalk en 2010, Satoshi Nakamoto predijo que la minería de Bitcoin podría gravitar hacia los polos de la Tierra, escribiendo "La generación de Bitcoin debería terminar donde sea más barato. Quizá sea en climas fríos donde haya calor eléctrico, donde sería esencialmente gratis".

Aunque Nakamoto quizá no consideró que Bitcoin tiene el potencial de extraer enormes cantidades de energía gratuita de los océanos tropicales, la OTEC no se limita técnicamente a las aguas ecuatoriales.

La energía como subproducto varado

"El poder es sinónimo de progreso y civilización".

-Dr. H. Barjot

Cualquier diferencia de temperatura puede utilizarse para crear energía. En el número de marzo de 1930 de Scientific American, el Dr. H. Barjot propuso utilizar la diferencia de calor entre las aguas del Ártico y el aire para producir energía durante los meses de invierno, cuando las centrales hidroeléctricas tienen un caudal reducido. Barjot imaginó utilizar butano como fluido de trabajo, que tiene un punto de ebullición de -0,5°C. El fluido se condensa con bloques de hielo-sal formados por criohidrato congelado, un hielo saturado de agua salada hecho de salmuera, que se recircula entre un condensador de vuelta a un lecho de hielo adyacente donde se vuelve a congelar.

Asumiendo un nivel de eficiencia realista del 4%, Barjot calculó que la energía extraída de la congelación de un metro cúbico de agua en una planta OTEC de Barjot equivaldría a la energía generada por dos galones de petróleo. El producto residual de una planta Barjot es el hielo.

Fuente de la imagen: Scientific American, marzo de 1930

Aunque los ingenieros modernos creen que las ideas de Barjot eran en gran medida inviables, no son imposibles. Una planta de Barjot podría situarse en islas de la región polar o en plataformas adosadas a casquetes de hielo. Estas instalaciones varadas podrían financiarse con la extracción de Bitcoin de forma óptima para crear capas de hielo o glaciares artificiales en Groenlandia o en los valles de la Antártida situados cerca de la costa. La tecnología podría utilizarse incluso para terraformar planetas o lunas en un futuro muy lejano.

El proceso de injerto de glaciares no es especialmente difícil. En el siglo XII, cuando las noticias de Gengis Khan y el avance de los mongoles llegaron a lo que hoy es el norte de Pakistán, se dice que los aldeanos bloquearon los pasos de montaña haciendo crecer glaciares a través de ellos. El arte del injerto de glaciares se practica definitivamente desde al menos principios del siglo XIX, en las montañas del Hindu Kush y el Karakorum, para el riego y para preservar el acceso al agua dulce.

La propuesta de Barjot ilustra además cómo los diferenciales de temperatura varados pueden producir cantidades considerables de energía y subproductos deseables como nutrientes, arrecifes artificiales, acuicultura, agua desalinizada, minerales o incluso capas de hielo. En cierto sentido, se podría pensar que la energía varada es el subproducto que se puede intercambiar fácilmente por Bitcoin, para hacer realidad el proyecto.

Empujando a la humanidad hacia adelante

En 1964, el astrónomo soviético Nikolai Kardashev propuso la escala de Kardashev, un método para medir el nivel de avance tecnológico de una civilización basado en la cantidad de energía que es capaz de extraer de su entorno. Utilizar la energía libre de los océanos de un planeta es un imperativo para el avance de una civilización en esta escala.

Las posibilidades de aprovechar la energía térmica de los océanos son casi ilimitadas. Mientras que los innovadores de una época pasada -como d'Arsonval, Claude, Campbell, Tesla y Barjot- no pudieron ver sus ideas hechas realidad, Bitcoin puede ayudar a hacer realidad sus sueños de energía renovable y abundancia prácticamente gratuita. Mientras los gobiernos de todo el mundo intentan dar sentido a una moneda global abierta, inclusiva y neutral que monetiza la energía, las innovaciones en la generación de energía seguirán ahogadas si no se utiliza Bitcoin como comprador de energía varada de último recurso.

Y sin embargo, Bitcoin parece destinado a aprovechar la energía térmica de los océanos. La minería OTEC Bitcoin varada, en aguas internacionales, crearía una barrera reguladora protectora frente a los gobiernos que intentarían ahogar el dinero no estatal. Con el poder de sembrar ciudadelas de seasteading, la OTEC podría permitir a los seres humanos prosperar de forma sostenible e independiente en aguas aisladas, fuera del alcance de los gobiernos. Cuanto más luchen los gobiernos contra el Bitcoin, más se verá atraído por las aguas internacionales con abundancia de energía.

Fuente de la imagen: 20th Century Fox

La capacidad de Bitcoin para desbloquear la abundancia de energía encarna lo que Brandon Quittem describe en su ensayo "Bitcoin es una especie pionera", en el que Bitcoin imita a los sistemas biológicos que colonizan entornos inhóspitos y liberan la energía potencial en elementos brutos para que especies más avanzadas la utilicen y prosperen.

Demostrar que funciona

A pesar de toda la imaginación y la esperanza de un futuro de abundancia energética que la OTEC podría desencadenar, hay que ser realista. La OTEC de 100 MW a mediana escala sigue presentando problemas de ingeniería que hay que resolver. Sin embargo, en comparación con lo que ha logrado la industria del petróleo y el gas en alta mar, los obstáculos no son imposibles de superar. El problema actual es que los retos impiden a la humanidad escalar la tecnología de 10 MW a 100 MW.

Antes del Bitcoin, una planta OTEC de 10 MW era demasiado cara y el Valle de la Muerte de la Innovación demasiado amplio. También hay problemas medioambientales, pero nada a la escala de los problemas de la extracción o combustión de combustibles fósiles. Se necesita un estudio exhaustivo como parte del proceso de escalado.

Aun así, la OTEC ha tenido más fracasos que éxitos en su larga historia de sueños futuristas para un futuro mejor. La pregunta sigue siendo: ¿funcionará? La buena noticia es que no tenemos que confiar en los oceanógrafos e ingenieros que hacen afirmaciones extraordinarias sobre la OTEC, o sobre cualquier tecnología energética. En cambio, Bitcoin es un laboratorio de pruebas para escalar nuevas formas de producción de energía. Los equipos de minería de Bitcoin y sus direcciones de monedero público demostrarán a los inversores, y al público en general, si las instalaciones de prueba son capaces de realizar el trabajo que afirman. Desde este punto de vista, la prueba de trabajo es sólo otro término para "demostrar que funciona".

A Bitcoin no le importa si la OTEC funciona o no. Si una planta piloto de OTEC produce la energía prometida, el equipo que la construyó será recompensado. Demostrada en un libro de contabilidad público, la planta tendrá un comprador simbiótico para la energía extraída y podrá asegurar la financiación necesaria para ampliar la operación. Si no, el experimento fracasa sin recompensa. Los equipos de minería de Bitcoin se conectan directamente a cualquier fuente de energía, en cualquier lugar remoto, listos para pagar su energía con oro digital. El Bitcoin será el juez y el jurado final para decidir si la OTEC crece o fracasa.

Ahí radica la belleza de la minería de Bitcoin y la prueba de trabajo, un activo digital al portador ávido de energía que paradójicamente desbloquea el florecimiento humano y la abundancia energética. Claude nunca fue capaz de extraer suficientes motas microscópicas de oro del agua del mar ni de vender suficiente hielo para financiar sus proyectos de OTEC varados. Pero podría haber tenido éxito si contara con un comprador de energía fiable en el mismo lugar. Al encallar la energía en costas inaccesibles y plataformas lejanas, la humanidad puede iniciar el proceso de aprovechamiento de la energía de formas nunca antes posibles.

Por primera vez, la oportunidad de aprovechar económicamente la energía planetaria está a nuestro alcance. Gracias a Bitcoin, el espíritu humano de innovación sigue siendo fuerte. El viaje no será fácil, y hay mucho trabajo por hacer. Y a través de todo ello, Bitcoin estará listo, dispuesto y capacitado para guiar a la humanidad en ese esfuerzo hacia un futuro de abundancia energética, prosperidad y libertad.


Este artículo se publicó originalmente en Bitcoin Magazine, por Level39.