Botas Bitcoin en el Suelo: Venezuela

José es bitcoinero. Como muchos otros, descubrió bitcoin hace un par de años y está fascinado con la tecnología. Sin embargo, a diferencia de muchos otros, José vive en un país donde el sistema financiero tradicional dejó de funcionar: Venezuela.

Botas Bitcoin en el Suelo: Venezuela

Autor: Gigi | Fecha: 11/08/22 | Traducido por: Luis Reds | Suri Translations | Link: Bitcoin Boots on the Ground: Venezuela

José es bitcoinero. Como muchos otros, descubrió bitcoin hace un par de años y está fascinado con la tecnología. Sin embargo, a diferencia de muchos otros, José vive en un país donde el sistema financiero tradicional dejó de funcionar: Venezuela.

Es casi como si Venezuela fuera lo que Satoshi tenía en mente cuando inventó bitcoin hace más de una década”, reflexionó José cuando hablé con él. Es como si fuera un laboratorio para probar sus ideas, por así decirlo. Mucha gente en Venezuela, como en otros lugares, descarta Bitcoin como un activo especulativo más.

“No entienden la naturaleza de esta bestia tan diferente”.

José tuvo la suerte de comprender la naturaleza de esta bestia antes que la mayoría de otra gentes. Y tuvo la suerte de obtener un ingreso extra, lo que le permitió invertir un poco de dinero en bitcoin.

Tiene una buena educación y tiene un trabajo que le haría ganar miles de dólares en la mayoría de los demás países. En Venezuela, gana aproximadamente $7 al mes. Debido al fracaso del sistema monetario en su país, José está trabajando esencialmente gratis.

“Vivir en Venezuela te da una cierta ventaja para comprender cómo el dinero fiduciario no funciona: tenemos el peor dinero fiduciario del mundo”.

Bitcoin juega un papel interesante en Venezuela. Por un lado, algunas personas lo utilizan para almacenar su riqueza y protegerse de la hiperinflación. Por otro lado, la gente lo usa como un sistema de pago sin regulación.


“Muchas personas en Venezuela sobreviven únicamente a través de las remesas de dinero enviadas por familiares en el extranjero”, informa José.

Aunque muchas personas reciben y ganan dinero en bitcoins, otros eligen minar bitcoins, si las circunstancias lo permiten.

“Te sorprendería saber cuántas personas tienen plataformas mineras subterráneas aquí”, me dice José.

“Tal vez esa es parte de la razón por la que hemos tenido apagones en todo el país”, dice medio en broma. "Que mierda tan loca, ¿eh?"


Realmente es una mierda tan loca.


Le pregunté si está preocupado por su seguridad personal y si hay medidas enérgicas contra los bitcoiners en Venezuela. “Creo que el gobierno tiene otras prioridades de las que preocuparse”, fue su respuesta.

La situación actual en Venezuela lleva a algunos problemas interesantes. Supongamos que tiene un negocio internacional y tiene cuentas bancarias en diferentes países. Si desea retirar dinero, tendría que transferir su dinero a un banco venezolano, lo que solo le permitiría retirar en bolívares, que esencialmente no tienen valor.

La razón de esta restricción es, por supuesto, la intervención del gobierno. Las personas no pueden retirar y mantener otras monedas. Se ven obligados a utilizar el bolívar venezolano sin valor, que sigue perdiendo el 90% de su poder adquisitivo en cuestión de semanas.

La gente está empezando a darse cuenta de que Bitcoin puede solucionar algunos de los problemas que enfrenta el pueblo venezolano. "Mi amigo vino a mí porque sabe que soy 'el tipo de bitcoin' por que el se preguntaba si Bitcoin podría solucionar esto".

De hecho, Bitcoin podría solucionar esto, pero con la postura actual del gobierno, el uso de Bitcoin se mantiene clandestino.

BTC no parece algo que a Maduro le gustaría ver en uso general en Venezuela. Porque significa dar libertad económica a la gente.

Actualmente, al parecer, el gobierno no está interesado en proporcionar esta libertad. Parece que al gobierno venezolano le interesa la opresión y el control económico, y no lo contrario.

Sin embargo, José cree que podría haber razones para mantener el optimismo: “Dado el caos económico que tiene una Venezuela con un estado fallido, Maduro tiene que dar marcha atrás en la reforma socialista y permitir que operen mercados libres y abiertos”.

Dichos mercados libres y abiertos podrían estar impulsados por Bitcoin, que es gratuito y abierto por naturaleza. Sin embargo, todavía es demasiado complicado para ser adoptado por las masas. José espera que el desarrollo futuro conduzca a una mayor facilidad de uso y a interfaces más intuitivas. Una de esas interfaces podría ser una billetera de SMS, denominada en bolívares y sats, que usa LocalBitcoins debajo del capó.

Hablando de LocalBitcoins: Y aun con el cumplimiento reciente de las regulaciones KYC y AML, que posiblemente hacen que el uso sea más engorroso, LocalBitcoins sigue siendo una de las formas más populares de comprar y vender bitcoins en Venezuela. Bisq sería una opción descentralizada, pero por el momento carece de soporte para los medios de pago que se utilizan en Venezuela. Y el volumen es simplemente demasiado bajo.

“¿Alguna vez has visto alguna película de Akira Kurosawa?” —pregunta José. “Hay uno llamado Dersu Uzala, sobre una exploración rusa en Siberia y un guía local llamado Dersu Uzala”.

José me envía un enlace a la escena y explica lo que está pasando: el líder de la expedición,

El capitán Arsenyev y Dersu quedan atrapados en la tundra rusa cuando se acerca el anochecer. Dersu, siendo un cazador nómada local, comienza a recolectar frenéticamente fanegas de hierba para construir un refugio antes de que el frío brutal de la noche los golpee con toda su fuerza.

“Esa es una metáfora adecuada de mi situación y de cómo veo el futuro colapso del dinero fiduciario y la banca central”, me dice José. "Estoy raspando satoshis frenéticamente porque yo tampoco quiero que me atrapen en las estepas abiertas al anochecer".

Un par de semanas después de que hablamos por primera vez, José me contacto para decirme que había encontrado una forma aún mejor de recolectar sus fanegas: ganar bitcoins. Se conseguio un trabajo por Internet y ahora gana más por hora de lo que ganaba por mes haciendo su trabajo regular.

Viviendo de un país del primer mundo, es fácil olvidar que Bitcoin tiene el poder de cambiar por completo la vida de las personas. Bitcoin cambió la vida de José y seguirá cambiando la vida de las personas en circunstancias extremas a medida que se acerca el anochecer. Esperemos que sea una noche corta y que suficientes personas se den cuenta de que se puede construir un refugio con fanegas de hierba.

O, en las palabras de José:

“Compra satoshis baratos mientras puedas. ¡Y espera!"

Este artículo apareció por primera vez en Bull Bitcoin’s Medium publication.

🧡

Te gustó lo que leíste?

¿Te gustaría contribuir algo?

Licencia: Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-SA 4.0)