El estado de ánimo de Bitcoin de Satoshi Nakamoto

Bitcoin encaja en el marco de la igualdad económica, lo que expone las intenciones de Nakamoto de brindar la oportunidad de optar por no participar en el sistema financiero. | Salvatore Norge | Bitcoin Magazine

El estado de ánimo de Bitcoin de Satoshi Nakamoto

Autor: Salvatore Norge | Fecha original: 04/05/22 | Traducido por: Cyber Hornet | Bitcoin Magazine

Imagina a Tupac Shakur (también conocido profesionalmente como 2Pac) regresando para descubrir la música rap moderna. Como mínimo, tendría algunas preguntas: "¿Qué diablos es el rap 'mumble'?" No es que 2Pac haya inventado el rap, pero sin duda es un candidato para el mejor rapero de todos los tiempos, por lo que suponer que tendría aportes no es exagerado.

Satoshi Nakamoto, al regresar para descubrir la "criptomoneda" moderna, podría experimentar algo similar. Construir algo tan elegante y necesario como Bitcoin, y luego darse cuenta de que el mercado está hambriento de innumerables imitaciones, puede ser confuso e insultante. Nakamoto claramente tuvo una visión.

Según sus propias palabras y las especificaciones de Bitcoin, deberíamos sentirnos seguros al especular sobre su visión. En otras palabras, ¿qué creemos que estaba tratando de lograr para las generaciones venideras? Podemos empezar eliminando algunas sospechas comunes. Si sus monedas inactivas son un indicador, entonces no estaba motivado por las ganancias. Aparentemente, su anonimato es importante para él porque incluso después de que Bitcoin fuera reconocido mundialmente, su identidad aún se desconoce, por lo que es poco probable que esté motivado por la fama o el reconocimiento (si todavía está vivo).

Parecía preocuparse por resolver problemas de larga data dentro de nuestro sistema financiero, que se hicieron evidentes durante la crisis financiera de 2008-2009. No es casualidad que Bitcoin se lanzara al público al mismo tiempo. Las historias de origen son importantes, especialmente cuando se navega por algo tan confuso como las criptomonedas modernas. Las altcoins no existían cuando Nakamoto estaba inventando Bitcoin, por lo que no estaba lanzando Bitcoin al ring con otras criptomonedas, sino que iba en contra de toda la red fiduciaria, lo que implica que su visión era enorme.

Bitcoin es un sistema tanto reactivo como proactivo: un intento de eliminar la confianza de las redes monetarias y la política monetaria al despojar a los individuos del poder de toma de decisiones y distribuir el poder de manera uniforme en toda la comunidad. Debe haber sabido que Bitcoin eventualmente se saldría de su control, lo que ya sucedió. Ningún sistema monetario ha demostrado ser tan descentralizado y seguro como Bitcoin, incluso después de 13 años y la creación de decenas de miles de altcoins.

Dios sabe cuántos años o décadas pasó Nakamoto siendo testigo de cómo los gobiernos y las personas ricas abusan de los sistemas fiduciarios, lo cual es relativamente fácil de lograr cuando la centralización es el estándar. Otorgue poder absoluto a cualquiera (especialmente sobre el dinero), y la corrupción saldrá a la superficie. Solo somos humanos, por lo que la única solución segura es establecer la política monetaria desde el principio y habilitar la seguridad del sistema para defenderse de las alteraciones, que es el concepto y el estándar operativo de Bitcoin.

“La raíz del problema con la moneda convencional es toda la confianza que se requiere para que funcione. Se debe confiar en que el banco central no degradará la moneda, pero la historia de las monedas fiduciarias está llena de violaciones de esa confianza”.
— Satoshi Nakamoto (11 de febrero de 2009)

Identificó un vacío económico que reduce la calidad de la situación financiera de casi todos: la inflación. Eligió las palabras "degradar la moneda" y luego procedió a diseñar Bitcoin de tal manera que la degradación de la moneda fuera casi imposible. De todos los problemas económicos, la inflación tiene el efecto más perjudicial para la gran mayoría de la sociedad. Sin duda, existen otros problemas económicos que deben abordarse. Sin embargo, no podemos resolver todos los problemas simultáneamente, por lo que priorizar es lógico.

Nakamoto debe haber tenido claras sus prioridades, porque sacrificó la escalabilidad entre otras características para preservar y proteger la política monetaria. Si no podemos cambiar el comportamiento de esas personas en el poder, entonces podemos quitarles el poder por completo. Algunas personas se benefician de la inflación, pero la mayoría sufre. La confiabilidad de la red Bitcoin es prueba de nuestra capacidad para eliminar la práctica injusta de la inflación. Aunque Bitcoin es una tecnología compleja, el aspecto monetario es simple: una política monetaria justa y transparente, que es un paso hacia la restauración de la esperanza económica.

Demasiadas personas viven de cheque en cheque con ahorros mínimos y sin inversiones. Confiar en el poder adquisitivo de la moneda fiduciaria es la norma (y también un gran problema). Bitcoin como herramienta monetaria permite que todos tengan la misma oportunidad: acumular y ahorrar la mayor cantidad de dinero posible y preservar cualquier cantidad de riqueza, grande o pequeña, sin preocuparse por la confiscación o la inflación, es decir, como debería ser el dinero. Ahorrar fiat no es gratificante, lo que genera consumismo. Si alguna vez queremos lograr cualquier cantidad de progreso financiero (especialmente aquellos en las clases económicas más bajas), entonces nuestro dinero no puede devaluarse constantemente con el tiempo.

Bitcoin encaja en el marco de la igualdad económica, lo que expone las intenciones de Nakamoto. A medida que la red crece y se desarrolla, la integridad de Bitcoin se vuelve cada vez más clara. Aparte de las condiciones actuales y temporales del mercado, poseer bitcoins no es riesgoso. Podemos tener una gran confianza en la previsibilidad de la política monetaria (tasa de emisión) y la seguridad de la red, mientras tenemos la tranquilidad de saber que nuestra moneda no se degradará durante ningún período de tiempo, que es exactamente lo contrario de la moneda fiduciaria. Aunque muchas altcoins parecen sólidas en la superficie, ninguna tiene la seguridad de Bitcoin.

Para muchas personas, ninguna implicación financiera es más importante que preservar las pequeñas cantidades de riqueza que tenemos. Vivir de cheque en cheque es manejable; estar arruinado y volverse aún más arruinado debido a la inflación no tiene remedio. Las personas que trabajan duro nunca deben tener miedo de no tener suficiente poder adquisitivo para pagar lo básico. El límite de suministro de 21 millones de bitcoin podría ser la característica más importante porque todo lo que hemos conocido es un suministro ilimitado de moneda fiduciaria que conduce a niveles de inflación cada vez más altos.

Uno puede defender que otras criptomonedas resuelven el problema de la inflación, y parte del argumento sería válido. Aunque la inflación es probablemente el mayor problema, no es el único problema. La cuidadosa selección de protocolos de Nakamoto se alinea con el paquete monetario completo. Coloque primero una base sólida y luego edifique. Al analizar Bitcoin como un conjunto completo de herramientas monetarias, sin duda es superior a cualquier otra criptomoneda en el mercado. Podemos debatir esto hasta que regrese Jesús, pero el mercado ha decidido indiscutiblemente qué criptomoneda pertenece al puesto número 1.

El estado de ánimo de Nakamoto es evidente: establezca y distribuya efectivo electrónico sólido que empodera y maximiza la soberanía propia. Pensando en los aspectos básicos de la edad adulta, las personas quieren trabajar, gastar parte de su dinero mientras sobreviven y disfrutan de la vida y ahorran el resto para la jubilación. Con las monedas fiduciarias y las altcoins, no se tomaron las medidas adecuadas al principio para garantizar la preservación de la política monetaria y la seguridad, por lo que no tenemos motivos para tener confianza a largo plazo. En otras palabras, se tomaron atajos. Evidentemente, Nakamoto se centró en construir una base sólida, lo que lleva tiempo. Dado que la narrativa de Bitcoin apenas ha cambiado desde el principio, las primeras visiones de Bitcoin siguen siendo relevantes y probablemente siempre lo serán.


Este artículo fue publicado originalmente en Bitcoin Magazine, por Salvatore Norge.