Las Palabras Que Usamos En Bitcoin

Palabras, lenguaje, terminología y ataques lingüísticos | Der Gigi

Las Palabras Que Usamos En Bitcoin

Autor: DerGigi | Fecha Original: 27/06/2022 - 742573 | Traducido por: Cyber Hornet | dergigi.com

No se puede decir lo suficiente: Bitcoin es confuso. Sin embargo, no es complicado como lo es una máquina de Rube Goldberg. Simplemente es muy extraño y, por tanto, muy incomprendido: es algo completamente nuevo. "No hay nada con lo que relacionarlo", como dijo Satoshi en uno de sus posts.

Como no hay nada con lo que relacionarlo, a todos nos cuesta entender los distintos aspectos. Tenemos que usar palabras si queremos hablar de ello de forma significativa, y las palabras son el tema en el que me centraré.

Quiero hablar de dos cosas: (1) el lenguaje utilizado en Bitcoin y (2) el lenguaje utilizado para atacar a Bitcoin.

Parte 1: El lenguaje utilizado en Bitcoin

Saquemos una cosa del camino: todo son números, hasta el final. Bitcoin hace lo que todos los ordenadores hacen, que en realidad son dos cosas: toma ciertos números como entradas, hace cálculos y presenta el resultado de dichos cálculos a alguien más. En el caso de Bitcoin, este "alguien más" es otro nodo de la red, o varios, para ser precisos. Cuando se reduce a lo esencial, eso es todo lo que hay: matemáticas y mensajes.

Por tanto, tenemos que utilizar metáforas, y muchas. Claves, carteras, direcciones, firmas, contratos, minería, polvo, bifurcación, oráculo, huérfano, semilla, testigo... la lista continúa.

Sin embargo, esto es lo que pasa con las metáforas: "Todas las metáforas son erróneas, pero algunas son útiles", parafraseando a George Box. Sin duda, muchas personas están confundidas precisamente por los defectos de estas metáforas. Todas las etiquetas que aplicamos a los distintos conceptos de Bitcoin están equivocadas, al menos un poco. Algunas se equivocan mucho. Cualquiera que haya intentado explicar que "tus bitcoins no están realmente en tu monedero bitcoin" a un novato con ojos brillantes, sabe de qué tipo de confusión estoy hablando.

Por desgracia, esta confusión no va a desaparecer pronto. Y lo que es más preocupante, esta confusión está siendo utilizada como arma por legisladores, políticos y comentaristas por igual. Aquellos que desprecian Bitcoin están intentando aprobar leyes y plantar ideas en la cabeza de la gente que están desvirtuando el funcionamiento de Bitcoin, así como el lenguaje que usamos para describir su funcionamiento. En consecuencia, sería beneficioso aclarar nuestro lenguaje. Después de todo, ¿cuáles son las posibilidades de entender algo en profundidad si las palabras que usamos para describirlo son inadecuadas?

En primer lugar, repasemos algunas de las palabras que utilizamos en Bitcoin y veamos en qué se quedan cortas. Todos conocemos estas palabras, y normalmente no nos lo pensamos dos veces. Empecemos con "monedero".

"Monedero"

Un monedero es una pieza de software o hardware que hace más fácil o más seguro almacenar y/o gastar tu bitcoin. Es fácil ver que un monedero no es una sola cosa ni es fácil de definir; sólo hay que ver todas las diversas formas de monederos que han surgido a lo largo de los años: monedero de papel, monedero mental, monedero de hardware, monedero móvil, monedero multisig, monedero lightning, monedero de vigilancia, etc.

Al final, tenemos que entender cómo funciona Bitcoin si queremos entender lo que es un monedero. Esto es lo esencial: para crear una transacción de bitcoin, es necesario firmar un mensaje con una clave privada. Por lo tanto, dos cosas son esenciales para un monedero: el almacenamiento de la clave y la firma. Pero eso no es suficiente, normalmente. Para interactuar con la red Bitcoin, necesita interactuar con un nodo Bitcoin. Necesitas una forma de acceder a la información pública, el "libro de contabilidad distribuido" que tan a menudo mencionan los financieros y los criptobros por igual.

Lo que históricamente hemos llamado monedero de bitcoin, por tanto, no es más que un software que gestiona y almacena claves y permite al usuario utilizar fácilmente estas claves para firmar y emitir mensajes. Para aumentar la seguridad, dicho software puede estar incrustado en un dispositivo de hardware dedicado. Cuanto más esfuerzo suponga gastar sus sats, menor será el riesgo de robo o pérdida de fondos. Un monedero puede no tener ninguna capacidad de firma, como es el caso de los monederos mentales, papel o vigilancia. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿hasta qué punto es útil el término monedero?

Curiosamente, ya hemos cambiado de término cuando se trata del almacenamiento de semillas. Ya no hablamos de "monederos metálicos" ni de "llaves metálicas" cuando hablamos de almacenamiento de semillas; hoy en día solemos hablar de almacenamiento de semillas, semillas metálicas o placas de semillas.

Además, ahora nos referimos a varias construcciones de multifirma y de bloqueo de tiempo como "bóvedas", una distinción poderosa y clara. La metáfora de la cámara acorazada hace que sea inmediatamente obvio que lo que se almacena en la cámara acorazada está ahí a largo plazo. No se puede gastar fácil o rápidamente.

Espero que, en el futuro, también consigamos acabar con el término genérico de "monedero". En lo que respecta a los monederos de hardware, ya se está produciendo un cambio de términos. Dado que un monedero hardware no es más que un pequeño dispositivo que se utiliza para firmar transacciones, un término más preciso es "dispositivo de firma", que actualmente está ganando adeptos gracias a personas que entienden profundamente los tecnicismos de Bitcoin.

Tal vez el uso se transforme para que cada vez que alguien diga "monedero", se dé a entender que es algo que no guarda cantidades masivas de valor y que dicho valor se gasta fácil y rápidamente, como es el caso de los monederos Lightning. Al final, la metáfora del "monedero" siempre será errónea en un aspecto crucial: tu monedero no guarda realmente ninguna de tus monedas. No es así como funciona Bitcoin. Puede contener sus claves, lo que nos lleva a la siguiente palabra.

"Llave"

En el mundo físico, una llave se utiliza para abrir algo. Una puerta, un cofre, una taquilla, etc. También puede servir para poner en marcha algo: un coche, una moto, un misil nuclear... ya te haces una idea.

Como ya hemos dicho, para crear una transacción en bitcoin, utilizas tu clave privada para firmar un mensaje. Las claves en bitcoin son claves criptográficas, y las claves criptográficas pueden utilizarse para crear firmas digitales.

Esto, por supuesto, sólo tiene sentido en el mundo de la criptografía. Comúnmente, una llave se utiliza para bloquear y desbloquear cosas. Si quieres firmar algo, necesitas un bolígrafo. Esta confusa metáfora no es exclusiva de Bitcoin, por supuesto. Muchos otros programas utilizan llaves criptográficas para firmar cosas, por lo que en 2010 se introdujo esta abominación de emoji: el candado, "cerrado con bolígrafo".

En consecuencia, una "llave" en bitcoin es más bien un bolígrafo, no una llave real. Es cierto que puedes usar tu llave para "abrir" sats que están "cerradas" por ti o por otra persona, pero aun así, no importa la metáfora que uses, siempre se quedará corta. Siempre se quedará corta porque las claves en Bitcoin son datos, nada más. Tus claves privadas son información secreta, información que nadie más que tú debería conocer. Si otra persona se hace con tus claves privadas, tu bitcoin será su bitcoin.

Para dificultar al máximo el robo o el gasto accidental, las claves que dan acceso a grandes fondos se mantienen en un almacenamiento "frío". La información secreta está desconectada de Internet, guardada en dispositivos de firma especiales que nunca tocan un dispositivo de cómputo general.

Un "monedero caliente", en cambio, lleva la información secreta necesaria para mover tus sats lo más cerca posible de la red. Si quieres gastar con frecuencia, tus claves tienen que estar fácilmente disponibles. Un monedero lightning, por ejemplo, es un monedero "caliente": las claves privadas que te permiten gastar tus sats están conectadas a Internet en todo momento. Si tu ordenador o tu smartphone se ven comprometidos, tus fondos están en peligro. Estas son las ventajas de los monederos "calientes" y del almacenamiento "frío".

"Caliente" y "frío" son de nuevo, por supuesto, metáforas. Una cartera caliente está caliente como lo está un micrófono en un estudio de grabación. Significa que está cargada, encendida, y que hay que manejarla con cuidado, no que su temperatura haya aumentado realmente.

Vemos que el lenguaje no es ni singular ni estático, lo que hace que la línea entre una metáfora útil y un ataque lingüístico sea borrosa.

La metáfora de la "llave", por ejemplo, no es terriblemente errónea. En realidad, podemos pensar en la firma como un desbloqueo. Los elementos subyacentes responsables de gastar la saturación se denominan scripts de bloqueo y desbloqueo, y con razón. Estos scripts son pequeños programas informáticos que definen las condiciones necesarias para que se muevan ciertos conjuntos de sats. Puedes pensarlo así: los que quieren mover sats tienen que resolver un rompecabezas criptográfico. Normalmente, se requiere una clave privada para cumplir la condición de gasto: la clave es la llave del rompecabezas. Así que si pensamos en "la clave del rompecabezas", ni siquiera está mal. Y de todos modos, me temo que estamos atascados con ella.

Dos cosas más: la razón por la que tu clave privada se puede representar como palabras es que, como todo lo demás en bitcoin, es información. Y la razón por la que llamamos a estas palabras "frase semilla" es porque tu clave privada es la semilla de la que se derivan todas tus otras claves y, en última instancia, las direcciones. Esto nos lleva a la siguiente palabra: "dirección".

"Dirección"

Este es probablemente el peor de todos. Citando a Luke Dashjr: "Es tan malo que hicimos un BIP para deshacernos de él". Está hablando del BIP 179, una propuesta de mejora de Bitcoin cuyo único propósito es proponer un nuevo término para "dirección". El nuevo término es "factura", que es el que viene por defecto en lightning y que en realidad es más preciso -técnicamente hablando- incluso en la capa base. Es más preciso porque las transacciones de bitcoin no tienen una "dirección de origen", aunque puedas pensar que sí, especialmente si tu mente está envenenada con la metáfora de la "dirección".

El concepto de "dirección de origen" sólo existe heurísticamente. En Bitcoin, sólo existen direcciones de recepción. Una transacción no contiene una dirección de origen. Una transacción sólo contiene los guiones mencionados, que son retos y soluciones a los retos. Si puedes resolver el reto, puedes mover las monedas.

La manera de pensar en esto correctamente es pensar en flujos, no en monedas. Digamos que sacas una gran cantidad de agua de un lago, y digamos además que este lago es alimentado por múltiples arroyos. Es un lago prístino en una región montañosa, así que llenas tu botella para refrescarte con un trago. Te sientas, bebes un sorbo y te planteas la siguiente pregunta: ¿de dónde procede el agua de tu botella?

Del lago, obviamente, pero ¿de qué corriente? ¿Y cuántas moléculas vinieron directamente de las nubes que llovieron sobre el lago? ¿En pprincipio se puede saber?. Una entidad parecida a Dios probablemente podría, ya que el agua está formada por moléculas y se podría, al menos en teoría, seguir el rastro de dichas moléculas.

Se puede entender el Bitcoin y las transacciones de bitcoin de forma similar: las transacciones pueden tener múltiples entradas y múltiples salidas, es decir, entradas y salidas, por seguir con la metáfora del líquido. Sin embargo, hay una diferencia importante: en bitcoin no hay moléculas; sólo hay contabilidad. No se puede rastrear nada con seguridad; sólo se pueden hacer conjeturas -heurísticas que, en muchos casos, son sencillamente erróneas-.

No hay moléculas en el bitcoin porque cada transacción "destruye" todas las entradas y crea nuevas salidas. Si te empeñas en pensar en las monedas -es decir, si ves cada UTXO como una moneda de diferente tamaño- puedes pensar en cada transacción como un proceso de fundición. Todas las entradas se funden en un gran horno y se crean nuevas monedas como salidas.

Esto nos lleva a la siguiente metáfora problemática: las monedas.

"Monedas"

Siempre me ha gustado esta cita de Peter Van Valkenburgh, reflexionando sobre la localidad del bitcoin -o la falta de ella-:

¿Dónde está, en este momento, en tránsito? [...] En primer lugar, no hay bitcoins. Simplemente no los hay. No existen. Hay entradas en un libro de contabilidad que es compartido [...] No existen en ninguna ubicación física. El libro de contabilidad existe en todos los lugares físicos, esencialmente. La geografía no tiene sentido en este caso, no te va a ayudar a resolver tu política.

- Peter Van Valkenburgh

Lo que llamamos "monedas" sólo existe por convención. El protocolo es ajeno a nuestra noción de monedas. Sólo conoce de sats y de salidas de transacciones gastadas o no gastadas. Las salidas gastadas son entradas de transacciones pasadas. Si la suma de una o varias salidas suma 100 millones de sats, lo llamamos "un bitcoin".

Por supuesto, es mucho más fácil hablar de "monedas" y "direcciones" y "carteras", porque conocemos estas cosas íntimamente por nuestra experiencia en el mundo real. Tenemos una comprensión intuitiva de estas metáforas, por lo que está claro lo que ocurre si una "moneda" pasa de un "monedero" a otro "monedero", o eso creemos.

Aunque la imagen mental de las monedas moviéndose de un monedero a otro de forma intuitiva y fácil de entender es reconfortante, es errónea. Lo que ocurre bajo el capó de bitcoin es mucho más maravilloso, mucho más elegante y mucho más mágico que las monedas de oro boomer moviéndose de un monedero de cuero a otro. Tiene que serlo. Bitcoin es información, no una cosa física. Se teletransporta a la velocidad de la luz, no se mueve en ningún sentido físico. Es Dinero Mágico de Internet por una razón, y me temo que todos tenemos que entender su funcionamiento interno hasta cierto punto, especialmente si queremos estar debidamente equipados para luchar contra todos y cada uno de los ataques lingüísticos, presentes y futuros.

Parte 2: El lenguaje utilizado para atacar a Bitcoin

Bitcoin está bajo ataque, siempre. El dinero es adversario por naturaleza porque el dinero se utiliza entre partes que no confían plenamente en el otro en primer lugar. En consecuencia, un sistema monetario es un sistema adversario.

A todo el mundo le gustaría tener algo a cambio de nada; engañar al sistema y salirse con la suya. Todo el mundo es un estafador;1 todo el mundo quiere conseguir algo gratis.

Bitcoin es el mayor honeypot que el mundo ha visto; a todo el mundo y a su abuela les encantaría romperlo. Además, los poderes fácticos son, al menos en parte, poderosos debido a las impresoras de dinero fíat que quedan obsoletas por la moneda naranja. Atacar a Bitcoin se convierte en una estrategia necesaria si su propia supervivencia se ve amenazada por ella.

Pero, ¿qué partes de Bitcoin hay que atacar? En primer lugar es difícil precisar qué es Bitcoin y en qué consiste. Me gusta pensar que es un gran enredo de dos partes de software y dos partes de hardware, o wetware, para ser más precisos. Una mezcla de tecnología y biología, con una gran pizca de economía por encima.

Visto así -que Bitcoin se compone de ideas, personas, código y nodos- es fácil ver que algunos ataques serían más obvios que otros.

Un ataque obvio sería un exploit de software que apagara un gran número de nodos bitcoin, por ejemplo. Otro aún más obvio sería un ataque a gran escala contra su infraestructura física. Si las fundiciones que producen la actual generación de chips ASIC SHA-256 son bombardeadas o varias operaciones de minería a gran escala se incendian, podemos decir con seguridad que Bitcoin está siendo atacado. En la misma línea, si los bitcoiners son declarados enemigos del Estado y son encarcelados o asesinados en masa, también podemos deducir que Bitcoin está bajo ataque.

Pero: ¿cómo se ataca una idea? Con malas ideas, así es. La guerra civil del debate sobre el tamaño de los bloques fue un ataque a Bitcoin desde dentro, y su resolución fue una bifurcación dura, una instanciación económica de dicha idea.

Además de los ataques desde dentro, ya teníamos muchos ataques desde fuera. Casi tan pronto como Bitcoin apareció, fue atacado por los políticos, los banqueros centrales, los inversores tradicionales apegados al sistema fiat, así como por los analfabetos económicos y técnicos. Ya lo hemos oído todo: a bitcoin sólo lo utilizan los delincuentes, el bitcoin no tiene valor, el valor del bitcoin se basa en la pura especulación, el bitcoin es una tecnología antigua, el bitcoin es demasiado lento, el bitcoin es una burbuja, etc.

Permítanme que destaque algunos de los términos y frases más recientes ideados por los que se cuelgan de los escaparates de los distintos impresores de dinero, ya sean políticos, grupos de interés especiales o criptoburócratas.

"Monedero no alojado"

Dos palabras, un objetivo: alejar a los usuarios del dinero duro y de la independencia hacia algo que todos conocemos demasiado bien del sistema fiduciario: la confianza y la dependencia.

La naturaleza discreta de esta frase es lo que hace que este ataque sea tan ingenioso. Llamar a un monedero de bitcoin normal "no alojado" da la impresión de que debería estar "alojado" en primer lugar; que falta algo de cómo debería ser, como un puzzle inacabado o una viga sin soporte.

En primer lugar, la discusión no debería ser sobre el "alojamiento". Debería ser sobre el control. ¿Quién puede acceder a tus fondos? ¿Quién puede congelar su cuenta? ¿Quién es el amo y quién el esclavo?

Al igual que "la nube es el ordenador de otra persona", un "monedero alojado" es el monedero de otra persona. En primer lugar debería ser obvio que la centralización del control es lo que provocó todos los problemas monetarios, pero me temo que tendremos que aprender las lecciones de la historia y las lecciones de Mt. Gox una y otra vez: el dinero mantenido y controlado por otros puede y será manipulado. No queremos volver a cometer este error, por lo que lo siguiente se convirtió en una especie de mantra: no tus llaves, no tu bitcoin.

Se supone que los monederos de Bitcoin no están alojados -o, para usar una palabra que no fue inventada por titiriteros diabólicos-: son independientes. El propósito de Bitcoin es llevar la plena soberanía al individuo y eliminar toda dependencia de terceros de confianza. No hay gobernantes, ni amos, ni anfitriones. Sólo pares.

En lugar de utilizar el término "monedero no alojado", uno podría referirse a los monederos regulares de bitcoin como monederos independientes o de libertad. Lo contrario de un monedero independiente es un servicio de custodia, lo que significa que tienes un permiso, nada más. Al utilizar un servicio de custodia, se destruye lo que hace que el bitcoin sea valioso en primer lugar. Vuelves al modelo de dinero con permiso: una relación de deuda entre amos y esclavos, que es el sistema fiat del que queremos alejarnos. Algunos tienen todo el poder; los usuarios no tienen ninguno.

Un servicio de custodia de este tipo, un servicio al que quieren que te refieras como un "monedero alojado" -pero que podría describirse mejor como un monedero de esclavos- no ofrece nada más que pagarés: permisos y certificados de deuda que pueden ser revocados, multiplicados, reemitidos y destruidos en cualquier momento. El esclavo no tiene nada; el amo lo tiene todo.

No nos equivoquemos: se trata de una guerra de narrativas, y lo que está en juego no podría ser mayor. Libertad frente a dependencia, control frente a propiedad, confianza frente a responsabilidad. En todo caso, una cartera debería ser autogestionada, y la autogestión no es un delito. Sin embargo, no deberíamos pensar en "anfitriones" en primer lugar. Un monedero no necesita estar alojado porque un monedero, como hemos visto anteriormente, no es más que una clave -información privada- combinada con un hardware o software que te permite hacer algo con dicha clave, por ejemplo, derivar direcciones o firmar transacciones.

Tener 12 palabras en la cabeza no te convierte en el dueño de una cartera mental no alojada; eso es ridículo. No necesitas permiso para recordar 12 palabras de memoria, y cualquier ley que haga ilegal el acto de recordar 12 palabras es una ley muy, muy, (¡muy!) estúpida. Pero incluso ignorando esta estupidez por un momento, una ley así no puede aplicarse. Debería quedar sin sentido tan pronto como se apruebe. No puedes demostrar que tengo 12 palabras en la cabeza, como tampoco puedo demostrar que no estás pensando en un elefante naranja en este mismo momento. Tener una llave es conocer un secreto, y esto es lo que pasa con los secretos: si no lo cuentas, nadie lo sabe.

Dejar que otra persona tenga tus claves destruye todos los beneficios que trae consigo bitcoin. Si se pudiera confiar a otros nuestro dinero, no habríamos necesitado Bitcoin en primer lugar. Y si nadie asume la responsabilidad de la autocustodia, Bitcoin será capturado, al igual que el oro antes.

En consecuencia, el término "monedero no alojado" es un ataque a Bitcoin que deberíamos tomar en serio, junto con las implicaciones que conllevaría una prohibición exitosa. Es un ataque de lo más ingenioso y travieso, sutil pero efectivo, que reencuadra lo que es y debe ser un monedero.

El hecho de que alguien se haya sentado y haya ideado esta frase me hace pensar que los poderes fácticos están empezando a comprender lo que es Bitcoin y lo poderoso que es realmente, y por eso harán todo lo posible para mantenerte adormecido, dependiente y esclavizado. "Quieren más para ellos y menos para los demás", citando a George Carlin. "No quieren gente bien informada, bien educada y capaz de pensar críticamente".2

0:00
/
Vídeo original de Lubomir Arsov, remezclado por The Outcome. Audio de George Carlin, de su especial de 2005 Life is Worth Losing

Pregúntate: ¿debería ser ilegal lanzar una moneda 256 veces? ¿Y las matemáticas? ¿Y tener ciertos pensamientos? ¿Realmente queremos vivir en un mundo en el que tener 12 palabras en la cabeza te convierte en un proscrito?

#ChangetheCode

Otra frase, otra implicación. La campaña #ChangeTheCode es ingeniosa; hay que reconocerlo. Da a entender que el código de Bitcoin no se puede cambiar, lo cual no podría estar más lejos de la realidad.

Bitcoin es un software libre3 y de código abierto liberado bajo la licencia MIT.4 Esto significa que cualquiera puede cambiar el código, sea Greenpeace o no, sin tener que pedir permiso.

Permítame reproducir la licencia en su totalidad:

*Por la presente se concede permiso, sin cargo alguno, a cualquier persona que obtenga una copia de este software y de los archivos de documentación asociados (el "Software"), para comerciar con el Software sin restricción alguna, incluidos, sin limitación, los derechos de uso, copia, modificación, fusión, publicación, distribución, sublicencia y/o venta de copias del Software, y para permitir que las personas a las que se proporcione el Software lo hagan, con sujeción a las siguientes condiciones:

El aviso de copyright anterior y este aviso de permiso se incluirán en todas las copias o partes sustanciales del Software.

EL SOFTWARE SE SUMINISTRA "TAL CUAL", SIN GARANTÍA DE NINGÚN TIPO, EXPRESA O IMPLÍCITA, INCLUIDAS, PERO SIN LIMITARSE A ELLAS, LAS GARANTÍAS DE COMERCIABILIDAD, IDONEIDAD PARA UN FIN DETERMINADO Y NO INFRACCIÓN. EN NINGÚN CASO LOS AUTORES O LOS TITULARES DE LOS DERECHOS DE AUTOR SERÁN RESPONSABLES DE NINGUNA RECLAMACIÓN, DAÑO U OTRA RESPONSABILIDAD, YA SEA EN UNA ACCIÓN CONTRACTUAL, EXTRACONTRACTUAL O DE OTRO TIPO, QUE SURJA DE, O ESTÉ RELACIONADA CON EL SOFTWARE O EL USO U OTRAS OPERACIONES CON EL SOFTWARE.*

Cualquiera es y siempre ha sido libre de cambiar el código de Bitcoin. La naturaleza libre y de código abierto de Bitcoin es la razón por la que tenemos miles de bifurcaciones y clones en primer lugar, incluyendo bifurcaciones que implementan lo que los activistas de #ChangeTheCode están proponiendo.5

Aunque toda esta campaña para "cambiar el código" no debería tomarse en serio en primer lugar, las tácticas que hay detrás de ella arrojan algo de luz sobre la motivación del atacante y sobre lo que está por venir. #ChangeTheCode fue financiado por Chris Larsen, fundador de Ripple, la compañía que creó la moneda de mierda que es XRP. Este tipo de shitcoins no pueden competir con Bitcoin por sus méritos porque están autorizadas, centralizadas y no tienen una política monetaria fiable, entre otras cosas. En consecuencia, tienen que recurrir a campañas de desprestigio y a la contratación de sicarios de reputación.

Lo que ocurre con el dinero es que todas las formas de dinero compiten, directa o indirectamente. Todos los dineros compiten por la liquidez, la credibilidad, la atención, el valor almacenado, etc. En consecuencia, los departamentos de marketing de prácticamente todas las monedas de mierda están dirigiendo fondos para desestimar o atacar a bitcoin de una forma u otra, dando a entender que Bitcoin no se puede cambiar, que se utiliza para actividades ilícitas, o que es demasiado lento o derrochador.

Sin embargo, Bitcoin no es ni lento ni derrochador. El Proof-of-work es increíblemente eficiente si su objetivo es crear un sistema monetario libre de política y asegurado de forma pública y transparente. Si no se valora un sistema así, siempre parecerá un despilfarro.

Esto, casualmente, nos lleva al siguiente ataque.

“Proof of Stake”

Dejemos una cosa clara: no hay prueba, no hay participación6 y no es ni remotamente comparable a su homónimo, el proof-of-work (prueba de trabajo).

Ya he escrito mucho sobre el proof-of-work en el pasado, así que para no repetirme hasta la saciedad, intentaré ser breve: el proof-of-work resolvió el problema de indicar la hora en un sistema descentralizado, el problema de la selección aleatoria, el problema de la emisión justa y el problema del coste infalsificable en el ámbito digital. Incorpora directamente la verdad objetiva en una colección de datos, por lo que es fiable y no genera confianza. La información "habla por sí misma", en palabras de Satoshi.7

Por otro lado, el Proof-of-stake (prueba de participación) no tiene una verdad objetiva, ni tiempo objetivo, ni selección aleatoria, ni emisión justa, ni coste externo, ni coste operativo, y se centraliza con el tiempo. Es la máquina de movimiento perpetuo de los mecanismos de consenso, lo que equivale a decir que no es un mecanismo de consenso en absoluto. Está podrido en su núcleo porque se basa en la confianza hasta el final.

El Proof-of-stake debería llamarse "sólo confía en mí, hermano", y ahí radica el problema, así como el truco lingüístico: al llamarlo proof-of-stake, uno podría pensar que es comparable al proof-of-work: "¡Ah, éste es igual que el otro! Sólo otro de esos mecanismos de consenso, tan bueno como el proof-of-work de Bitcoin". No, es un error. El Proof-of-stake es un mecanismo ficticio, y conducirá inevitablemente a todos los males que sufre el mundo ficticio del sistema monetario fiduciario, como demuestran los diversos fracasos de estos sistemas una y otra vez.8

Conclusión

Las palabras tienen un significado, por lo que debemos elegirlas sabiamente y con cuidado. Bitcoin no es un derroche.9 Bitcoin no es un código cerrado.4 Bitcoin no está controlado por supercodificadores en la sombra.10 Bitcoin no es la guerra. Un ASIC no es un arma. En todo caso, Bitcoin es un juego de lenguaje wittgensteiniano11 , que utiliza las palabras y el azar para la resolución pacífica de conflictos.

La asignación sigue a la percepción, al igual que la política pública. La percepción, a su vez, está formada por nuestra comprensión y por las propias palabras que utilizamos para llegar a dicha comprensión y describirla.

En un mundo inundado de eufemismos y mentiras flagrantes, llamar a algo por su nombre es una rebelión en sí misma. El Bitcoin trata de la libertad y la auto-soberanía, no de pedir permiso. Se trata de la independencia y la verdad verificable; la propiedad extrema y la responsabilidad; la esperanza12 y los derechos humanos.13

La mejor manera de combatir las malas ideas y la mala terminología es con buenas ideas y buena terminología. Por lo tanto, todos deberíamos hacer un esfuerzo por llamar a las cosas por su nombre, intentar comprender su funcionamiento interno y explicarlas en términos sencillos a los demás.

Bitcoin no es tan complicado como podría parecer al principio. Simplemente es muy extraño, por lo que todas las metáforas que utilizamos para describirlo se rompen en algún momento. Como hemos visto, los monederos, las claves, las direcciones, las monedas y muchas otras palabras que utilizamos son insuficientes para explicar realmente lo que ocurre.

La confusión que inevitablemente surge de este malentendido es utilizada y abusada por los detractores de Bitcoin, ya sea de la iglesia del "fiat" o del culto a las "criptomonedas".14

Obviamente, a los "honeybadger" les da igual la mayoría de estos ataques. Bitcoin seguirá marchando a pesar de todo, pero eso no significa que debamos ceder a las diversas narrativas y encuadres establecidos por aquellos que quieren controlar y oprimir (o aquellos que quieren hacer dinero rápido). Bitcoin está hecho de personas, y son las personas individuales las que sufrirán, ya sea por las regulaciones miopes, las repercusiones económicas, el marketing engañoso, o las conmociones cerebrales inducidas por el rug-pull (huida con el dinero de los participantes, por parte de los desarrolladores)

El Bitcoin es una vuelta a la cordura, que se necesita desesperadamente en el insano mundo de la QE (emisión cuantitativa de dinero) infinita y los tipos de interés negativos. La tragicomedia de nuestro actual sistema financiero parece la introducción de un programa de juegos: "¿De quién es el déficit? Una economía donde todo está inventado y los puntos no importan".

Los puntos de Bitcoin sí importan, al igual que las palabras que utilizamos para describirlo. Bitcoin es veraz y preciso en su discurso, y nosotros deberíamos esforzarnos por serlo también.


Notas a pie de página

  1. M. Goldstein (2014). Everyone’s a Scammer
  2. “Los políticos están ahí para darte la idea de que tienes libertad de elección. No la tienes. No tienes elección. Tienes dueños. Ellos son tus dueños. Son dueños de todo. Son dueños de todas las tierras importantes. Son dueños y controlan las corporaciones. Hace tiempo que compraron y pagaron el Senado, el Congreso, las casas estatales, los ayuntamientos. Tienen a los jueces en sus bolsillos y son dueños de todas las grandes empresas de medios de comunicación, por lo que controlan casi todas las noticias y la información que se escucha. Te tienen cogido por las pelotas. Gastan miles de millones de dólares cada año en grupos de presión. Haciendo lobby para conseguir lo que quieren. Bueno, sabemos lo que quieren. Quieren más para ellos y menos para todos los demás, pero te diré lo que no quieren. No quieren una población de ciudadanos capaces de pensar críticamente. No quieren gente bien informada, bien educada y capaz de pensar críticamente. No les interesa eso. Eso no les ayuda. Eso va en contra de sus intereses.” —George Carlin
  3. What is Free Software? por Free Software Foundation
  4. Bitcoin es y siempre ha sido un software libre y de código abierto. Se publica bajo la licencia MIT. "Ser de código abierto significa que cualquiera puede revisar el código de forma independiente. Si fuera de código cerrado, nadie podría verificar la seguridad. Creo que es esencial que un programa de esta naturaleza sea de código abierto". —Satoshi Nakamoto (2009)
  5. Tres bifurcaciones históricas que implementan lo que #ChangeTheCode defiende son "Bitcoin Oil", "Bitcoin Stake" y "Bitcoin Interest". Consulta esta discusión de BitcoinTalk de 2018.
  6. El Proof-of-stake sufre el problema de "no hay nada en juego". "No pierdes nada por comportarte mal, no pierdes nada por firmar todas y cada una de las horquillas, tu incentivo es firmar en todas partes porque no te cuesta nada".
  7. “La prueba de trabajo tiene la agradable propiedad de que puede ser transmitida a través de intermediarios no confiables. No tenemos que preocuparnos por la cadena de custodia de la comunicación. No importa quién te diga una cadena más larga, la prueba de trabajo habla por sí misma.” —Satoshi Nakamoto (2010)
  8. Consulte dergigi.com/pos para entender por qué el proof-of-stake es y siempre será un mecanismo de consenso defectuoso.
  9. Parker Lewis (2019). Bitcoin Does Not Waste Energy
  10. Jonathan Bier (2021). The Blocksize War
  11. Allen Farrington (2020). Wittgenstein’s Money
  12. Michael Saylor, hope.com
  13. Alex Gladstein (2022), Check Your Financial Privilege. Véase también esta recopilación de vídeos del Foro de la Libertad de Oslo 2022.
  14. Hay que tener en cuenta que "cripto" es otro ataque lingüístico a Bitcoin, haciendo creer que hay muchos otros proyectos interesantes, viables o comparables. Esto no podría estar más lejos de la realidad. Prácticamente todas las "criptomonedas" son una estafa. La palabra "cripto" también deja fuera la otra mitad de lo que hace que Bitcoin funcione, es decir, la parte "económica". Después de todo, Bitcoin es un sistema criptoeconómico.

Conversaciones


A menos que se indique lo contrario, el contenido de este artículo está autorizado bajo la CC BY-SA 4.0